Layk Team

Layk Team

ODIO Y QUIERO

Odio y quiero mis miedos porque son un monstruo bipolar que a veces me empuja y a veces me detiene.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Odio y quiero mis miedos porque son un monstruo bipolar que a veces me empuja y a veces me detiene.

Mi vida está llena de temores y eso me hace humana, me hace libre, me hace cauta, me hace feliz y me hace a la vez, insufrible, molesta y quejumbrosa.

Mis miedos me salvan porque de alguna manera me empujan hacia a la orilla para seguir con vida, para dar la batalla, porque aunque el susto a veces paralice, mis miedos me retan, me desafían, me incitan, me excitan y me hacen sentir que estoy viva.

Mis miedos no son cobardía, son apenas precaución, letra chiquita que intentan prevenirme, sin éxito, de los sufrimientos posteriores. Mis miedos van y vienen y son libres de entrar sin anunciar porque he aprendido a mostrarlos orgullosa y no como amantes de mala madre imposibles de exhibirlos.

Mis miedos nunca paralizan, si acaso me detienen por un tiempo, pero luego me animan a seguir, a luchar, a pelear aunque a veces en la demora se me escape alguna que otra cosa buena, alguna que otra persona buena, pero es el precio que se paga.

Odio y quiero mis miedos porque son un monstruo bipolar que a veces me empuja y a veces me detiene.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros Artículos interesantes...

El Mercado del Usado
admin

LA SEÑAL QUE NUNCA LLEGA

Si de algo sufrimos los que estamos en el mercado del usado es de ansiedad. Necesitamos desesperadamente volver a creer, aferrarnos a una ilusión, agarrarnos de una esperanza. Sin embargo, la paciencia no es nuestra mejor virtud porque queremos que todo se resuelva pronto, de manera casi mágica, en forma instantánea  para seguir adelante con nuestra vida, que por lo general se encuentra hecha jirones.

Leer más »
Enmodo Mujer
admin

ENTRE LA ESPALDA Y LA PARED

Otro de mis amores no tuvo tanta anticipación como el primero. Ese no fue tan esperado. No tuvo la misma ilusión, pero tampoco tuvo el mismo desenlace. No le siguieron otros besos, ni miradas ni nada.

Leer más »