Layk Team

Layk Team

AMORES TEMPRANOS

Durante esos años, como la mayoría de las mujeres, me enamoré por primera vez. Y fue entonces cuando aprendí (a punta de muchas lágrimas y sufrimiento) que ningún amor, por temprano o tarde que llegue a nuestra vida, se debe subestimar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El colegio no fue mi fuerte. Porque es que hay gente a la que le va mal en el colegio, y luego hay gente como yo. De la que saca masters en cada curso, de la que le gusta tanto que lo repiten una o dos veces.

Afortunadamente, mis desastres académicos murieron el día que –finalmente—me gradué de bachillerato.

Pero igual para qué negarlo. Puede que nunca haya aprendido mucha trigonometría, química o filosofía, pero cuando se trata de la formación personal, mis últimos años en el colegio fueron fundamentales para convertirme en la mujer que soy hoy en día – para bien o para mal.

Durante esos años, como la mayoría de las mujeres, me enamoré por primera vez. Y fue entonces cuando aprendí (a punta de muchas lágrimas y sufrimiento) que ningún amor, por temprano o tarde que llegue a nuestra vida, se debe subestimar. Que el impacto de esas relaciones tempranas o bien nos enseña y nos fortalece, o nos debilita y daña emocionalmente para siempre.

De esos amores tempranos aprendí que el primer amor de cualquier mujer deber ser siempre ella misma, y no otra persona. Porque es durante esos años donde nuestra autoestima es tan vulnerable e inestable como nuestras hormonas, y una relación mal llevada puede causar daños irreparables.

Si a mis diecisiete años hubiera sabido lo que hoy en día sé a mis treinta y cuatro, cuántas lágrimas no me habría ahorrado y cuántas cosas no habría hecho diferente. Si hoy pudiera tener una conversación con esa niña insegura y despechada, le diría que le dé tiempo al tiempo; que recuerde que el valor propio viene de lo que se lleva por dentro y no de lo que los demás ven en ella; que el amor cuando duele tanto, es innecesario, y que el camino es todavía muy largo y aunque el primer amor jamás se olvida, siempre habrá espacio para volver amar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otros Artículos interesantes...

Serendipias
admin

ODIO Y QUIERO

Odio y quiero mis miedos porque son un monstruo bipolar que a veces me empuja y a veces me detiene.

Leer más »
Enmodo Mujer
admin

ENTRE LA ESPALDA Y LA PARED

Otro de mis amores no tuvo tanta anticipación como el primero. Ese no fue tan esperado. No tuvo la misma ilusión, pero tampoco tuvo el mismo desenlace. No le siguieron otros besos, ni miradas ni nada.

Leer más »