Layk Team

Layk Team

ELOGIO A LA TUSA

El amor ha dado para todo a lo largo de la historia universal: poemas, novelas, canciones, suicidios, bajada de estrellas, alcanzadas de luna, construcción de palacios, nupcias, náuseas, arrepentimientos eternos, odiseas, venganzas y todo lo que su experiencia pueda aportar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El amor ha dado para todo a lo largo de la historia universal: poemas, novelas, canciones, suicidios, bajada de estrellas, alcanzadas de luna, construcción de palacios, nupcias, náuseas, arrepentimientos eternos, odiseas, venganzas y todo lo que su experiencia pueda aportar. Pero si hay algo aburridor que se relacione con el amor es una tusa.

 

Independiente de cómo le llamen en cada país, la tusa es ese sentimiento de soledad, vacío, tristeza o simplemente de desasosiego umbilical que sufre alguien cuando el amor eterno patina o se ausenta temporal o definitivamente. En Costa Rica se conoce como cabanga; en Venezuela, guayabo; en Ecuador, aguacate y en México, estar de truene. Las hay alcohólicas, llorosas, musicales, retroactivas, cuando sin importar quién te dejó, siempre sufres por el primer amor; o cósmicas –por aquello de la malparidez que desarrollas-.

En últimas, a la tusa hay que hacerle duelo como a cualquier pérdida, según la psicóloga Kübler-Ross: Negarla, ‘esto no está pasando’; enfadarse por no poder evitar lo que sucedió; negociar consigo mismo sobre los más y los menos de lo ocurrido; sentir dolor, que es la tristeza normal propia por la situación y por último, aceptar el hecho.

Pero, no todo es decepción con la tusa. Tenga en cuenta que esta es directamente proporcional al amor que tuvo; es decir, entre más brava la tusa, mejor fue la corrida. Piense también que a reina y rey muertos, reina y rey puestos y entre morir y poner necesariamente debe ir una tusa. Es como la sintaxis de la vida. Reconozca también que para combatir una tusa –además de acetaminofén- necesita quien llene la vacante. Y quién quita, a lo mejor por fin da con el amor de su vida.

Eso sí, se los ruego encarecidamente, no les dé por leer a Walter ni consultar a Joderosque, pues solo alargarán el sufrimiento. Será como marcar 12 cuotas para una compra de treinta mil pesos o rediferir el saldo de su deuda a 36 meses.

Entonces, si detestan caer en esa dimensión conocida, blíndense para la próxima. No, no estando a la defensiva, sino preparándose mentalmente por si llega el momento de decir adiós.

¡Adiós, pues!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otros Artículos interesantes...

Enmodo Mujer
admin

ENTRE LA ESPALDA Y LA PARED

Otro de mis amores no tuvo tanta anticipación como el primero. Ese no fue tan esperado. No tuvo la misma ilusión, pero tampoco tuvo el mismo desenlace. No le siguieron otros besos, ni miradas ni nada.

Leer más »
Serendipias
admin

LO QUIERO MUCHÍSIMO…. PERO…

Llevó ya un par de años divorciada y hace poco estuve en una relación que duró algunos meses. Quiero compartir algunos consejos basados en mis experiencias personales en este tiempo en el “mercado del usado”.

Leer más »
Serendipias
admin

COMPLICARSE LA VIDA

Para qué negarlo. Nos gustan las cosas fáciles, la ley del menor esfuerzo es lo nuestro porque nos gana el miedo y la pereza.

Leer más »
Close Menu

Open
Hola! Chatea con Nosotros