lesly-juarez-1AhGNGKuhR0-unsplash-2
Layk Team

Layk Team

LA RISA, REMEDIO INFALIBLE

Hoy recordé a mi padre en su viejo sillón, leyendo un arrugado ejemplar de la revista Selecciones. Le encantaba una sección que  se llamaba “ La risa, remedio infalible”. Nada más cierto, o  por lo menos a mí me ha funcionado porque nada me conquista más que un hombre que me haga reír.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Hace algún tiempo  estaba yo desesperada con el caos bogotano. Los trancones, los pitos, el humo, los peligros, los vendedores ambulantes, las llamadas que no llegan y por supuesto, yo mirándome al espejo. Como un viejito con EPOC, decidí cambiar de aire. Busque en internet y encontré un plan barato. El eje cafetero fue el destino escogido.

Viajar en bus no ha sido mi felicidad, pero me arriesgué, primero porque me pareció una experiencia diferente y segundo porque aún sobraba mucho mes para lo que tenía de salario. Era un bus cómodo, pero la idea de pasar un largo tiempo en carretera, me asustaba. Sin embargo me acomodé. Cogí ventana y el tiempo empezó a pasar, mientras afuera llovía. No soy de las que hablo con cualquiera y me maman los tipos o las viejas que me intentan montar conversación. El sueño me venció.

Pasado un tiempo, no sé cuánto, me despertaron mis propias babas. El tipo de la ventana del frente  no pudo aguantar la risa. Le dedique la peor de mis miradas. Volvió a reír. En medio de la oscuridad intuí que no era feo. Con una pequeña seña me invitó a limpiarme la baba que me colgaba del mentón. Me dio pena, pero dije gracias. Y así empezamos a hablar. De fútbol, de la vida, de libros. Y me hizo reír. Reír mucho. Yo, una experta en chistes malos, fui una presa fácil. No sé cuanto tiempo pasó, pero la barriga aún me duele. La madrugada nos descubrió por la ventana de ese bus riendo a carcajadas.

Y una cosa llevó a la otra. De la risa a la ropa, de la ropa a la cama, de la cama a los sudores, de los sudores al gemido y de los gemidos al cansancio. Hoy, cuando el aroma del café recién hecho se cuela por la ventana de la bella finca cafetera, lo veo en la almohada y no recuerdo ya su nombre. Lo único que sé es que me hizo reír con ganas. Y eso fue suficiente.

Si mi padre viviera, no estaría muy contento, pero como siempre la risa seria  el mejor remedio para todo.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros Artículos interesantes...

Enmodo Mujer
admin

LOS 10 KPI´S DE LA TUSA

Volver a comenzar cuesta.  Cuesta esfuerzo, cuesta tragarse el orgullo pero también (en muchos casos) recuperar la dignidad; cuesta aprender de las derrotas y volver a levantarse, cuesta hasta plata muchas veces.  Cuando se trata de volver a comenzar con el corazón roto, el panorama se ve aún más negro, largo y muy doloroso. 

Leer más »
Enmodo Mujer
admin

EL QUE MUCHO SE DESPIDE…

Dice el dicho que el que mucho se despide, pocas ganas tiene de irse. Y es que los colombianos, en particular, somos expertos en despedirnos al menos tres o cuatro veces antes de irnos de una fiesta o una reunión familiar.

Leer más »