couple-having-sex-2021-09-02-15-11-33-utc
Layk Team

Layk Team

LOS BUENOS POLVOS

Hay personas con alma de súper héroes, esos seres que nos salvan de los malos, de los peligros de la humanidad. Son por general gente inteligente, con  malas relaciones sociales, con mente brillante, inseguros y poco dados a importarle lo que le pase a los demás. Para ellos solamente vale lo que se acomode a sus expectativas y a sus necesidades, por lo que lo mejor es no hacerse falsas ilusiones.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Sin embargo, como los súper héroes, basta con  despojarse de la ropa para transformarse en gente maravillosa, creativa,  segura de sí misma, entregados  por completo a la faena, sin temor a nada, sin miedos del pasado y sin expectativas del futuro.

Un buen polvo no se trata de gritos, ni de fuerza. Se trata de momentos de verdad como llaman los gerentes de mercadeo. Momentos en los que se pone en juego, todo lo que se ha prometido con palabras o se ha dicho sin decir.  Acá no cuentan las historias que se han contado, ni las pintas que se han puesto. Acá, son dos personas dispuestas a enfrentar sus miedos, sin importar lo paradas o caídas que estén las tetas o lo grande o lo chiquito del pipí.

Los buenos polvos suelen ser memorables y si se está enamorado, mucho mejor, aunque para muchos no suele ser un requisito sine qua non. De hecho, muchos de los mejores polvos ocurren entre ex parejas, que ya se saben, ya se entienden y que no tienen una expectativa diferente a entregarse por completo. Se corre el riesgo eso sí, que un buen polvo reviva las cenizas de lo que se creía ya acabado, por lo que si no está dispuesto, tal vez lo mejor sea dos polvos medio malos con personas a las que no volverá a ver, que uno bueno con alguien que le martillará la cabeza  con recuerdos.

Como especialista, me encantan las historias de los polvos entre personas que ya fueron, porque es una forma de enfrentarse a las  decisiones del pasado y tal vez el camino para reconstruir lo que una vez se tiró por la ventana. Un buen polvo cura todas las heridas porque  no se trata solamente de sexo, sino una verdadera comunión entre dos personas que se entienden, que se quieren y  de algún modo,  se respetan. Por eso si después de la faena no se encienden las alarmas, no lo dude, esa persona es un amigo(a) más, un polvo más, pero no un buen polvo.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros Artículos interesantes...

Layk people
El Mercado del Usado
admin

SEXO RUDO

Ni las mujeres de ayer ni las mujeres de hoy, han sido débiles. Por el contrario. El hecho que el mundo siga andando se les debe a  las mujeres

Leer más »
Enmodo Mujer
admin

PUNTO FINAL

Que difícil nos resulta poner punto final. Independientemente de lo que sea o a quien sea que se esté dejando. Es que siempre serán más fáciles los puntos suspensivos, la ilusión de que todavía hay algo más que decir, que vivir, que demostrar, que sentir.

Leer más »