enrico-carcasci-588153-unsplash
Layk Team

Layk Team

LO QUIERO MUCHÍSIMO…. PERO…

Llevó ya un par de años divorciada y hace poco estuve en una relación que duró algunos meses. Quiero compartir algunos consejos basados en mis experiencias personales en este tiempo en el “mercado del usado”.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Llevó ya un par de años divorciada y hace poco estuve en una relación queduró algunos meses. Quiero compartir algunos consejos basados en mis experiencias personales en este tiempo en el “mercado del usado”.

Cada vez que me preguntaban cómo iba mi última relación, yo contestaba:“Bieeen …” seguido de algún “pero” que tenía con mi pareja. No tiene tiempo, no quiere conocer a mis amigos, a veces es distante. Así que, básicamente, cada vez que me preguntaban por él, la respuesta siempre fue… Ahí vamos, pero…

Tiempo después termine definitivamente con el personaje en cuestión y hace una par de semanas comencé a salir con una nueva persona que conocí en una conferencia a la que asistí. Tomandonos un café, mi mejor amiga me hizo la pregunta de rigor: “¿Qué tal el nuevo?” y mi respuesta fue: Super bien! acompañada de una gran sonrisa en mi rostro. Simple, sencillo, sin añadir nada más, sin peros.

Y aquí llega mi primera conclusión: existe una gran diferencia entre las relaciones románticas saludables y las que están condenadas al fracaso.

Sinceramente, creo que cuando una relación es buena (sana) no hay peros. No
estoy diciendo que las relaciones sanas son perfectas. Claramente no lo
son. Pero cuando estás con alguien que realmente te hace feliz, sólo
quieres salir a gritarlo al mundo y decir lo bien que te sientes en esa
relación.

Encontré que la clave está en escucharte a ti misma hablando con otras
personas acerca de tu relación. Pon mucha atención a las palabras que
brotan de forma natural de tu boca. Ahí sabrás si esa relación te hace bien
o no. La verdad es díficil de esconder.

Aquí algunos ejemplos de frases que nos dicen claramente el estado de una
relación condenada al fracaso:

“Él es una muy buena persona, pero complicado”

“Es muy tierno conmigo pero toma mucho trago”

“Se que me quiere pero nunca tiene tiempo para mi”

“Me siento muy bien pero no veo un futuro tan definido”

No nos engañemos. A veces es más cómodo permanecer en una relación
complicada, incluso a sabiendas que somos infelices. Ya sea por apegos,
miedos, o por pereza a volver a tener que conocer nuevas personas. Es más
fácil permanecer en una relación, incluso, si sabemos que no está
funcionando. Pero somos tan brutas que nos metemos el cuento que no vamos a
conseguir algo mejor o que no hay mejores hombres (mujeres) disponibles por
ahí en el mercado.

Quedarse en esa zona de confort aparente, nos llevará a sentir frustración
e infelicidad porque siempre habrá nuevos peros…

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros Artículos interesantes...

Enmodo Mujer
admin

DIATRIBA CONTRA UN NOVIO POBRE

No es que uno sea de alta alcurnia, pero tener un novio pobre es una desgracia. No es que uno sea gasolinera, pero es que tener que colarnos en un Transmilenio, no aguanta. No es que uno sea exigente y quiera comer donde los hermanos Rausch, pero es que la pizza callejera cansa.

Leer más »
Serendipias
admin

ODIO Y QUIERO

Odio y quiero mis miedos porque son un monstruo bipolar que a veces me empuja y a veces me detiene.

Leer más »
Serendipias
admin

LA RISA, REMEDIO INFALIBLE

Hoy recordé a mi padre en su viejo sillón, leyendo un arrugado ejemplar de la revista Selecciones. Le encantaba una sección que  se llamaba “ La risa, remedio infalible”. Nada más cierto, o  por lo menos a mí me ha funcionado porque nada me conquista más que un hombre que me haga reír.

Leer más »